Todas las fotografías son propiedad de su autor: Javi Roces | © 2006-2016

Username:

Password:

Fargot Password? / Help

Durante el mes de Septiembre del año 2012 pasé unos días de descanso en Portugal, concretamente en el pueblo de Furadouro. Aunque no era el objetivo principal hacer fotos, llevé parte del equipo, y de entre las muchas cosas que conocí, esta es de las más interesantes: la pesca mediante el Arte 'Xávega', típica de la costa norte portuguesa -y también desarrollada antaño en zonas de España, especialmente en Galicia-. Se trata, resumidamente, de una forma antiquísima de pesca de 'cerco', según la cual, una gran barca de madera, con la proa elevada -como de media luna, diseño evolucionado para cortar las fuertes olas- extiende una red de enormes dimensiones mar adentro desde la orilla arenosa; esa red (también llamada 'varredoura'), a modo de bolsa, era recogida desde la orilla por bueyes, arrastrando gran variedad de especies a su paso. En la orilla, se realiza una criba de la captura, y se organiza por especies para proceder a su distribución inmediata. En algunos lugares, se realiza venta o subasta 'in situ'. Hoy día, la modalidad más artesanal ya no se utiliza, las barcas son de menores proporciones, y los bueyes han sido sustituidos por tractores. Comparto algunas cosas que vi, incluyendo un pequeño video, para que os hagáis una idea. Espero que os guste! :)

Barcas de media luna

Especialmente diseñadas tras siglos de adaptación al duro medio atlántico, antes eran mayores, ya que se necesitaban varios hombres (hasta 4 remos de varias personas por remo, según reflejan azulejos antiguos), y esa proa elevada permitía aguantar los envites de las olas, tan duras siempre en la costa atlántica.

Preparando las redes

No es casualidad que miles de gaviotas esperen cada día, mañana y tarde, los resultados de la laboriosa actividad de la 'Xávega'.

Amanecer con bruma

Algo muy típico, una ensalada mañanera de viento, bruma, olas...

Extediendo las redes

La embarcación, hoy día ayudada por un pequeño motor fueraborda, corta las fuertes olas, se aleja de la orilla realizando una amplia lazada, que deja la red, xávega, o 'varredoura' lista para, transcurrida una hora, ser recogida desde la orilla con (más o menos) oxidados tractores, arrastrando literalmente 'de todo'.

Barca antigua

Es fácil, en pequeñas localidades de la costa norte portuguesa, encontrar en fachadas algunas reproducciones, en azulejos, claro, de escenas tradicionales de este arte de pesca, que permiten conocer como era, y comparar con lo que queda hoy día, que es bien poco (apenas media centena de embarcaciones con licencia).

Gaviota

Desde lejos, imagino la escena como si las gaviotas hicieran la ola a tu paso, ya que se levantan por donde pasas, para aterrizar inmediatamente en el mismo sitio, ávidas de pescaditos ('carapauzinhos', por ejemplo :D).

Años de oficio

Un trabajo duro y sacrificado, de supervivencia básicamente; años de esfuerzo que van transformando cuerpo y mente...

Huellas y palos

Preparar las redes es muy laborioso, ya que son muy extensas. En la foto se ven también unos troncos paralelos, usados para favorecer el acercamiento de la barca, siempre varada en la arena, hasta la orilla. En la tarea participan muchos pescadores, y todos realmente ocupados: un tractor empuja desde la popa, algunos pescadores en la barca preparan los remos, el motor, las sogas, las redes; otros van alternando los troncos horizontales para guiar, y transversales para favorecer el desplazamiento, hasta zona de flote, controlando las olas, los envites, el angulo... todo un espectáculo.

Estampa de pesca

Esta es la única mujer faenando que pude ver en las jornadas en Furadouro. Sin embargo, en Torreira, eran casi mayoría, como se verá más adelante en fotos.

Arrastre

La colocación de la soga, el ángulo, la tension de la red en el arrastre... años de oficio.

Reflexión

Pescados

Restos de la faena, siempre bien recibidos por las gaviotas.

Pesca en Torreira

A diferencia de lo vivido en Furadouro, donde apenas dos puñados de pescadores, y 3 o 4 personas ajenas observando, pululaban alrededor del barco y los tractores, en Torreira se congregaba gran cantidad de gente, principalmente bañistas, paseantes, turistas -portugueses-, la maquinaria empleada era mayor y más moderna, y durante la clasificación de la pesca en cajas, la gente rodeaba a los trabajadores, como si de una fiesta se tratara, y se realizaban subastas in situ del pescado del día.

Clasificando la pesca

Clasificando y distribuyendo la pesca.

Clasificando la pesca

Clasificando y distribuyendo la pesca.

Clasificando la pesca

Clasificando y distribuyendo la pesca.

¡Agua va!

Refrescando la pesca, bajo un sol mañanero de justicia, inmediatamente antes de su distribución.

Cangrejos

Al ser una pesca de arrastre, aunque muy localizada, numerosas especies de fondo son capturadas. En este caso, un montón de pequeños cangrejos.

Especies raras

Especies 'raras' como esta, eran las más aptas para ser subastadas en el sitio. Otras directamente tenían ya un precio establecido, y se vendían como en una pescadería, pero por piezas: peces aguja, sardinas, carapaos...

Momento

Como cada día, casi a modo de ofrenda, los restos de la pesca vuelven al mar, siendo sobretodo alimento de la multitud de gaviotas que esperan en los alrededores. Puede que este hombre lleve haciéndolo muchas décadas, pero siempre debe quedarse mirando... un momento hipnótico para todos, fue.

Durante los ratos que pasé observando este oficio, grabé algunos fragmentos de video, para facilitar el hacerse una idea de las cosas descritas en las fotografías. Suenan de fondo dos de mis fados favoritos: "Valeu a pena" interpretado por María da Fe y "Pomba branca, pomba branca", por Beatriz da Conceição.

Como siempre, muchas gracias por visitar este sitio :). ¿Te gustaría tener estas fotografías en tu pared? --> infórmate.

Click to share thisClick to share this